sábado, 15 de junio de 2013

En el camino se nos olvidó: ¿Para qué existen los Gobiernos?



El Estado es un instrumento político de organización social, que tuvo su origen como respuesta a la necesidad de establecer un ordenamiento ideal para la convivencia armónica de los seres humanos, a medida que estos se fueron agrupando y desarrollando relaciones entre sí cada vez más complejas.  

En un principio, los seres humanos eran libres y había igualdad entre ellos. El Planeta era la casa de todos, y podía circularse libremente de un lugar a otro, sin trámites burocráticos, porque no existían las fronteras. Todos los recursos eran de todos, cuando no se había establecido lo que hoy conocemos como “propiedad”.

Cuando la organización social estaba limitada a los clanes o grupos pequeños de familias, la administración de los recursos y la coordinación de las tareas resultaba algo de muy poca complejidad.  La persona que demostraba con hechos tener más sabiduría, que muy frecuentemente era una de las de más edad y experiencias acumuladas, era considerada la más respetable, y por ende asumía el rol de Consejero o principal autoridad, cuando existía la necesidad de tomar decisiones que afectasen a la colectividad o a parte de ella.

Luego, fueron uniéndose varios clanes y, como cada uno contaba con su propio Consejero, surgieron los Consejos de Ancianos, los cuales se reunían cuando había que tomar decisiones políticas, es decir, que incidieran en el Bien Común de todos los grupos familiares, siendo estos considerados como una Unidad, donde vivían en igualdad de condiciones y derechos.

A medida que -por diversas circunstancias-  más y más clanes se unieron, las relaciones entre ellos, la división de las tareas y la distribución de los recursos, se fue volviendo cada vez de más complejidad, hasta que la creación de una estructura mayor que administrara, en nombre de todos, el orden político, económico y social, se convirtió en una necesidad.

El fin supremo del Estado es garantizar El Bien Común; la protección de los ciudadanos y ciudadanas que juntos constituyen El Pueblo, a través de mecanismos o políticas públicas que garanticen sus derechos fundamentales.

Todos los poderes emanan del Pueblo, quien elige a sus representantes, administradores o coordinadores; y los recursos que el Estado administra pertenecen al Pueblo.  Entonces, el Estado debe ser lo suficientemente buen administrador, y coordinador de tareas, para que cada ciudadano reciba lo que necesita para tener una vida digna.

Lamentablemente, parece que en algún punto de la Historia, en muchos de nuestros Estados se perdió parte de la esencia primaria de lo que es -o mejor dicho, debe ser- la responsabilidad asumida por el Estado, como órgano mayormente administrativo, prestando un servicio público.

Esto así, porque en muchos casos se ha confundido o tergiversado su razón de ser, convirtiéndose más bien en un instrumento de dominio de una clase o grupo de personas sobre otras, llegándose a considerar a los administradores y coordinadores al servicio del Pueblo, como gobernantes y al resto del Pueblo, los gobernados; en una relación más de sumisión y obediencia obligatoria de estos últimos ante el dominio y Poder de los primeros.  

Hay que rescatar la esencia, pues esta tergiversación no puede continuar. Hoy más que nunca se hace imperativo que el Estado asuma su verdadero rol humanitario, de organización, coordinación y distribución de los servicios y las riquezas, a través de una estructura funcional liderada por los mejores Gestores de cada nación.

En nuestros países, los deberes y responsabilidades del Estado están descritos en la Carta Magna, Norma o Ley Suprema: La Constitución, documento que organiza los poderes públicos;  fundamento del ordenamiento jurídico del Estado. Pero, lamentablemente, en muchas de nuestras naciones no se ha logrado todavía encontrar el perfecto equilibrio, la congruencia, entre lo que está establecido por escrito en ella, y lo que realmente se  cumple.

Si verdaderamente nuestros Estados cumplieran con lo que está dispuesto en nuestras Constituciones, si se respetara por lo menos nuestra Ley Suprema, no tendríamos indigentes en nuestras calles, pues no existiría la pobreza material, por lo tanto nadie tendría la necesidad de delinquir para saciar su hambre. Pero, lamentablemente, es precisamente el hambre una de las mayores amenazas en este sistema de cosas, impuesto por los gobiernos de este mundo.   

Deberes y Responsabilidades del Estado: Orden Político, Económico y Social.

Consultando algunas de las Constituciones de nuestros países latinoamericanos,  podríamos resumir los deberes del Estado en los siguientes, esencialmente:

·    Ser garante ineludible de los derechos fundamentales de todos los ciudadanos y ciudadanas: Derecho a la vida, a la seguridad de su integridad física, seguridad alimentaria; Derecho al pleno ejercicio de la libertad, justicia, paz, desarrollo integral y sustentable.

·      Como administrador de los recursos pertenecientes al Pueblo, el Estado debe planear, conducir, coordinar y orientar la actividad económica nacional, para que pueda ejecutarse una justa y equitativa distribución del ingreso y la riqueza (a cada quien, según su necesidad).

·      Crear la infraestructura esencial de los servicios públicos básicos para proveer estos a la población: Energía, Transporte, Agua Potable, Salud, Educación, Comunicaciones, Medio Ambiente Saludable (incluyendo un adecuado manejo de residuos o desechos).

Promover el desarrollo de las capacidades y fomentar las actividades que demande el interés general, regulando las mismas de manera que siempre estén orientadas al Bienestar Común.  

·         Fomentar la integración con las demás naciones vinculadas por intereses comunes.

·      Promover la relación del Estado y la Sociedad Civil basada en la participación mediante el establecimiento de mecanismos adecuados; Promover la concertación, un presupuesto participativo, transparencia, vigilancia ciudadana y rendición de cuentas.

Es función esencial del Estado, la protección efectiva de los derechos de la persona, el respeto de su dignidad y la obtención de los medios que le permitan perfeccionarse de forma igualitaria, equitativa y progresiva, dentro de un marco de libertad individual y de Justicia Social, compatibles con el orden público, el bienestar general y los derechos de todos y todas”. (Artículo 8, Constitución Política de la República Dominicana, del 26 de enero del 2010).

¿Qué es lo que tenemos que hacer  para que esta función esencial del Estado verdaderamente se cumpla en nuestros países? 

Vamos, te invito a que encontremos juntos alguna respuesta…

martes, 4 de junio de 2013

El Atraco que paró mi Fiesta

(En la foto:  Mi Hija Esther)

 

Celebré el día de ayer la fecha de mi nacimiento agradeciendo a todos, por todo.  En la tardecita, mi hija Esther me invitó a acompañarla a una charla sobre Tesis, en Santiago, de la cual regresamos a Moca pasadas las 9:00 de la noche. 

Aproximadamente dos esquinas antes de llegar a nuestro hogar, fuimos vilmente atracadas.

Me sorprendí ante la escena de un sujeto que se lanzó casi encima de mi hija, pidiéndole que le entregara su cartera, mientras ella se quedaba en shock y él lograba arrancársela, cargando así con nuestros celulares, llaves y dinero. 

Esto pasó en cuestión de segundos, pero no sabemos cuánto tiempo tardarán los múltiples efectos. 

!Que experiencia tan desagradable! Sobretodo, porque para una Madre es demasiado difícil testimoniar cómo un extraño logra hacerle algún daño a uno de sus hijos, por menor que sea este daño. La impotencia que se siente es muy grande, al no poder defenderla, cuidarla, como quisiera. 

Con demasiada frecuencia escuchamos en las noticias que la delincuencia está logrando arropar a nuestra Sociedad, sobrepasando la capacidad de respuesta de las autoridades que se supone tienen el deber de garantizar nuestra seguridad.  Pero, vivir la experiencia no es lo mismo que escuchar las noticias. 

¿Quién puede sentirse realmente seguro viviendo en una Sociedad como esta?

¿Quién está exento de vivir esta clase de experiencia?

De todos modos, culminé mi día agradeciendo, porque "pudo haber sido peor", pues nuestra integridad física -Gracias a Dios- no fue vulnerada.  Al fin y al cabo, solo se trató de pérdida material y de un mal momento. 

Pero, ¿Cómo se sentirá ese muchacho, después de agredir a alguien tan noble como Esther?  ¿Cómo puede sentirse alguien después de hacerle daño a otra persona?  Lo más triste es que tendrá que cosechar lo que se merece, por semejante conducta.  De eso se encargarán las Leyes Universales que nos gobiernan. 

Que lástima que en nuestra Sociedad hayan personas, y principalmente personas jóvenes, que tengan esa necesidad de dedicarse a delinquir en las calles.  No me imagino a nadie convirtiéndose en Delincuente por elección.

Más bien, la fórmula que ha dado estos desastrosos resultados debe ser algo así como: 

 "Siembra Miseria y Cosecharás Delincuencia".

Este Sistema de Cosas es una fábrica constante de miseria física... y miseria mental. 
Y la gran ola de delincuencia que nos azota es una de las consecuencias de este sistema corrupto hasta lo indecible, que tenemos entre todos el reto de Transformar. 

Nuestros Hijos tienen que seguir hacia adelante con sus vidas; salir a caminar por las calles. Pero, necesitamos contar con alguna garantía de que no serán objeto de una agresión igual o peor a la que vivimos anoche mi hija y yo...  

Urge elevar el nivel de Seguridad,  pero seamos conscientes ya: El Estado todavía no ha logrado ser capaz de garantizarnos Seguridad Ciudadana, y difícilmente pueda hacerlo mientras persista este Status Quo. 

Entonces, ¿Qué hacemos? ¿Hay alguna fórmula que podamos aplicar para detener esta fábrica de ladrones?

¿Cuál es la Solución?  

Vamos, encontremos juntos alguna Respuesta.


domingo, 31 de marzo de 2013

Feliz Fiesta de Resurrección!

Hoy los Cristianos celebran la Pascua, "La Fiesta de las Fiestas", porque conmemoran el día de la Resurrección de Jesucristo. 

Que hermosa ha sido la Misa de esta mañana! 
Mi momento favorito es cuando todos nos damos el Abrazo de la Paz. 

Que bellas las canciones que cantamos durante la celebración de la Misa.


La Oración del Padre Nuestro... los Salmos, así como otras maravillosas oraciones.

Ahora bien, hay dos Paradigmas (bases sobre las cuales se sustentan nuestras creencias) que necesitamos corregir: 

* La creencia del "Hijo Único", pues todos lo somos; y


* La creencia en la "Resurrección de la Carne", pues no es la carne la que resucita al tercer día,  sino que al tercer día de morir nuestro cuerpo físico -la carne-, vestimos uno de nuestros Cuerpos de Luz. 

Si esa creencia de resurrección de la carne es la que ha llevado a la sociedad a guardar en cementerios los cadáveres de nuestros difuntos, urge que nos sea dado el Entendimiento, para que erradiquemos esa costumbre, pues representa un gran foco de contaminación ambiental.

Lo correcto es que todo cadáver sea incinerado.


Dicho esto, sigamos celebrando la esencia que nos une. Feliz Fiesta!







viernes, 29 de marzo de 2013

¿Qué te han dicho de la Helicobacter Pylori?




Los especialistas dicen que, en los países en desarrollo, la población afectada por la Bacteria Helicobacter Pylori es de 70 - 80%, es decir, que la mayoría de las personas están infectadas. Y, aunque para muchos es una enfermedad asintomática, otros padecen de acidez, náuseas, dispepsia o indigestión, dolor abdominal, entre otros síntomas.

Según los médicos, la Helicobacter Pylori es una bacteria sumamente peligrosa porque genera deficiencias en la absorción de nutrientes, y ha sido identificada como el agente causal de gastritis, ulceras y cáncer gástrico. 

En el Año 2005, el Premio Nobel de Medicina fue otorgado a los Dres. Barry J. Marshall y J. Robin Warren “por su descubrimiento de la bacteria Helicobacter Pylori y su papel en la gastritis y la enfermedad ulcerosa péptica”.  

Se cree que la bacteria H. Pylori se propaga por medio de los alimentos y agua contaminados.

El tratamiento común, indicado por los Gastroenterólogos, es una combinación de varios antibióticos, más  un “inhibidor de bomba de protones”. ¿El objetivo del tratamiento médico?  Eliminar la bacteria.

Mi Testimonio

Son muchas las personas que me han preguntado sobre mi experiencia con esta bacteria, y tantas solicitudes de ayuda que he encontrado en los diferentes foros a los que he entrado buscando información, que he decidido compartir mi vivencia por escrito para que -ojala- sirva de ayuda a muchos y puedan superar tan incómoda aflicción. 

En Enero 2012, me diagnosticaron “Gastropatía Crónica Agudizada D/C Helicobacter Pylori”,  y me indicaron un tratamiento de dos antibióticos, más un inhibidor. Desde que me hablaron de tomar dos antibióticos por 14 días, mi Intuición lo rechazo. Hacia solo unos meses que me habían realizado una histerectomía y sabía que mi sistema inmunológico estaba debilitado, pues esa operación buscaba precisamente acabar con la causa de muchos años sufriendo de anemias, lo cual -en mi caso- había sido una debilidad constante en mi vida.

Me advertían acerca del peligro de tener esa bacteria en el estómago y que debía ser eliminada cuanto antes, porque podía degenerar en cáncer. Estaba en una encrucijada.
 
Gracias a Dios, y a una compañera de trabajo, conocí a un reconocido Doctor Naturópata que me explico lo siguiente:

- La causa raíz de la infección de esta bacteria en el estómago es una Intoxicación por Metales        Pesados.  Esto sucede cuando tu organismo está lleno de toxinas, por lo que se vuelve ácido.

-  Lo que provocó la intoxicación por metales pesados fue la deshidratación, estreñimiento  crónico, falta  de ejercicios (la no sudoración por llevar una vida sedentaria, pues he trabajado sentada en un escritorio la mayor parte de mis días, por casi 25 años), los químicos de los medicamentos para la presión arterial, más los químicos que tienen la mayoría de los alimentos que ingerimos.

- La Helicobacter Pylori es la bacteria que se encarga de comerse nuestro cadáver, cuando nuestro cuerpo muere. Todo está previsto dentro de nosotros y si esta bacteria no se comiera nuestra carne en proceso de  putrefacción, el mundo estaría lleno de contaminantes restos humanos en descomposición.

-  La Helicobacter Pylori vive normalmente detrás del Píloro, que es la válvula que conecta el estómago con el  Duodeno (el principio del intestino delgado).  Esta zona es alcalina, pero se vuelve ácida cuando el cuerpo esta tan ácido que el Píloro se abre. Mientras que, para compensar la acidez del cuerpo, el estómago deja de producir ácido y se vuelve zona alcalina, por lo que esta bacteria puede alojarse allí, mientras se den estas condiciones.

-  Si el cuerpo no estuviera ácido –intoxicado (o envenenado, pues la toxina es veneno)- la bacteria se    quedaría en su sitio, sin causar malestar.

-   Entonces, el objetivo no debe ser matar la bacteria, como afirman los médicos convencionales, sino eliminar las toxinas del cuerpo, de manera que se restablezca su equilibrio ácido-alcalino.  Cuando esto sucede, la bacteria se retira del estómago y vuelve a su lugar, al comienzo del Duodeno. Para lograr esto es esencial adoptar una dieta alcalina.

-  El equilibrio ácido-alcalino del organismo se puede medir por el pH de la orina, el cual, en circunstancias óptimas de salud, debe estar entre 6.50 - 6.80. “Un pH menor a 6.5 puede desarrollar: Síndrome de Fatiga Crónica, Arteriosclerosis, Hipertensión Arterial, Artritis, Osteoporosis… Una persona con un organismo ácido continuamente se enferma y  es muy difícil restablecer su salud”.

-  Un estado de acidez menor a 6.5 es ocasionado por: Una dieta desequilibrada (mala nutrición),  Contaminación Ambiental (sustancias tóxicas), estrés, falta de ejercicio e intoxicación del organismo (por medicamentos y químicos en los alimentos).

-  Cuando el cuerpo esta intoxicado se desmineraliza, pues el organismo usa los minerales buscando equilibrarse. Esto causa que la Tiroides, el “motor de arranque” del cuerpo, trabaje forzada, pues es con minerales que trabaja.  Esta desmineralización degenera entonces en un Síndrome de Fatiga Crónica, que se compensa con la ingesta de minerales y una alimentación adecuada.

-  El Intersticio (Interstitial), zona donde van los alimentos para que las células eliminen las toxinas que tienen, y, con lo que queda, el organismo adquiere material para su regeneración celular, puede llenarse de las toxinas acumuladas que no se están eliminando por la intoxicación, y entonces no queda espacio ni material para el nacimiento de las células nuevas.  Esto causa que lo que deberían ser células nuevas y sanas, se estén creando usando como material los cadáveres o desechos de las células viejas. Es decir, que el organismo se va convirtiendo poco a poco en un gran basurero de toxinas, a un paso del cáncer.



Este era el nivel de deshidratación e intoxicación de mi organismo, cuando me diagnosticaron Helicobacter Pylori. (Verde es normal, amarillo por debajo o encima de lo normal, anaranjado es estado de alerta, de deterioro y rojo es un organismo trabajando muy forzado, en alerta máxima).   El pH de mi orina era 5.73. Es decir, que mi organismo estaba muy ácido.  Y, la velocidad de eliminación de toxinas estaba muy por debajo de lo normal (138, cuando lo normal es 180-220).
Los riñones, por falta de agua con la cual trabajar en la eliminación de toxinas, no podían cumplir su función y estaban trabajando forzados (una persona debe tomar, diariamente, 1 litro de agua por cada 50 libras de peso, yo apenas tomaba algo de agua al día, porque raras veces sentía sed).

Esta es la representación gráfica de cómo estaban trabajando mis órganos, cuando me diagnosticaron Helicobacter Pylori.  El Sistema Linfático, encargado de recoger la basura del cuerpo y producir su defensa, estaba trabajando muy forzado, al igual que el Sistema Circulatorio y el Hígado. El Triángulo Energético, compuesto por la Tiroides, Mitocondria y Glándula Suprarrenal, estaba deteriorándose. El Sistema Digestivo, el Inmunológico y los Minerales, estaban por debajo de lo normal.  


Tratamiento:

 *  Limpieza de los intestinos, y mineralización del cuerpo. (El Naturopata me indicó una combinación que cuando me la tomaba sentía que era un regalo del Cielo. Consistía en Colon Care (producto para la limpieza del Colon), Jugo de Aloe Vera (Sábila), Clorofila Líquida y Mineral-Chi Tonic  (suplemento de minerales).
\
*   Hidratación (tomar 1 litro de agua por cada 50 libras de peso). Durante varias semanas echábamos al agua que tomaba un suplemento llamado “Kidney Drainage” que ayuda al funcionamiento de los riñones.

 *    Magnesium Complex (Complejo de Magnesio). Es un mineral esencial que alcaliniza y restablece la salud de los músculos y huesos, y es importante para la función de cada célula del cuerpo.  El Cerebro, Corazón y los Riñones necesitan un nivel adecuado de magnesio para funcionar adecuadamente.

 * Limphomax. Suplemento de hierbas para ayudar a limpiar el Sistema Linfático, esencial para la desintoxicación.

*   Urinary Maintenance (Mantenimiento Urinario). Provee apoyo renal, ya que funciona como un efectivo diurético

* Food Enzymes (Enzimas Digestivas), para el sistema clave digestivo y equilibrar el Ph. Apoya sistemáticamente las defensas inmunes del cuerpo.

*   Tomar baños saunas y hacer ejercicio para eliminar toxinas por medio del sudor.

Dieta:

*  No comer almidón, ya que cuando el organismo esta ácido no asimila los almidones. Los almidones están contenidos mayormente en los alimentos que contienen harina, como: Pan, arroz, habichuelas, pastas, víveres.

*   Mi dieta paso a estar basada en Proteínas, Verduras, Vegetales, Hortalizas y Frutas (principalmente Coco, Lechosa, Aguacate, Guanábana, Pera, Manzana, Kiwi, Almendra y Limón, que -aunque es una fruta ácida- dentro del organismo es alcalina porque “los minerales que deja en el cuerpo después de la digestión ayudan a eliminar iones de hidrógeno y disminuir la acidez del cuerpo”).

* Comer algo cada dos o tres horas (pequeñas porciones de comida).

 Nuestros alimentos deben ser 80% alcalinos y 20% ácidos. En el Internet hay Tablas de Alimentos Alcalinos y Ácidos.

*  Ejemplo de Alimentos alcalinos: Tomate, Espárragos, col, zanahoria, brócoli, coliflor, rábano, lechuga, alcachofa, apio, pepino, berenjena, puerro, pimientos, algas, espinacas, berro, remolacha, queso de cabra, ajo, cebolla, aceite de oliva, te de jengibre, etc.

 Tomar en ayunas, un jugo de: 1 Molondrón, medio pepino y un poco de jengibre.  También, el jugo de:    Apio, Zanahoria y Pepino). Te de Llantén, Cola de Caballo y Perejil.

*  Tomar varias veces al día, una taza de Gazpacho Andaluz (Ingredientes: 2 ¼ Lib. De Tomates, 1 Pimiento Verde, ¼ Lib. De Ajo, 1 Pepino, ½ Cebolla, 3 ½ onzas de Aceite de Oliva, 4 onzas de jugo de limón agrio.  Preparación: Lavar, pelar y picar los tomates, el pimiento, pepino,  la cebolla y el ajo. Mezclar todo y aliñar con el Aceite de Oliva. Pasar por la batidora y después por el colador. Servir frío).

Resultado:



Este era el nivel de Hidratación e Intoxicación del organismo, diez meses después.
 (Verde es normal, amarillo por debajo o encima de lo normal, anaranjado es estado de alerta, de deterioro y rojo es un organismo trabajando muy forzado, en alerta máxima).
Mi apreciado Doctor (Pedro Torres de la Paz) me había advertido que una intoxicación por metales pesados podría tomar hasta varios años erradicarla, pero gracias a Dios, a la medicina natural, con Voluntad, Amor por la Vida y Disciplina, hemos podido superarla antes de lo previsto.  
El pH de la orina subió de 5.73 a 6.68 (Lo óptimo es 6.50-6.80). 
El pH de la saliva subió de 6.62 a 6.76. (Lo óptimo es 6.50-6.75)
La velocidad de eliminación de toxinas subió de 138 a 216 (lo normal es 180-220).

Espero que este Testimonio te ayude en tus esfuerzos por restablecer tu Salud si la has perdido
 y a conservarla, si ya la tienes.

Bendiciones!

Melba Altagracia Grullón Ubiñas, Marzo 2013.

Contacto:   sanandohelicobacterpylori@gmail.com
(Escríbeme a este correo si quieres conversar sobre este tema)


Fuentes consultadas:

La Infección por Helicobacter Pylori -Realidades y Mitos-
Premio Nobel de Medicina 2005: Helicobacter pylori y úlcera péptica


sábado, 16 de marzo de 2013

La Responsabilidad de la Auto-Sanación. Lo que aprendí de Sananda acerca del dolor.




Hace unos años, nos unimos a Esperanza Abundante como voluntarios para traducir al español unos textos llamados “Las Bitácoras Fénix”, porque consideramos que era importante compartir estas enseñanzas con las comunidades hispanoparlantes.  La autoria de este valioso material esta atribuida a varios Maestros Espirituales, entre ellos,  Saint Germain y Sananda.

La esencia que encontramos en estos mensajes es el objetivo de elevar nuestro conocimiento sobre las Leyes Universales de la Creación para vivir en Armonía y Equilibrio; la importancia de asumir nuestra responsabilidad personal y descubrir a Dios dentro de nosotros; comprender la naturaleza divina de todo ser humano y trascender a un nivel más elevado de consciencia.

En uno de los capítulos de la Bitácora Fénix No. 47, “Instrucciones Previas al Vuelo en el Fénix”, Sananda habla acerca del dolor, del martirio, y la percepción humana de que hay virtud en padecer sufrimiento.

Compartimos con ustedes algunas de las lecciones aprendidas, con la Esperanza de que podamos –juntos-  comprender mejor, sanar emocionalmente, elevándonos por encima del auto-castigo que muchas veces nos  infringimos, hasta inconscientemente:

Un mártir es alguien que padece, sufre mucho, tanto de mala salud o de desgracia. Lamentablemente, muchas personas están asumiendo voluntariamente el papel de mártires. Es hora de sanar, pues…

Quien cree que debe sufrir es el más equivocado en cuanto a la naturaleza de Dios”.  La naturaleza de Dios es solo DAR vida. La naturaleza de Dios es Amor, no sufrimiento, ni dolor, ni angustia. Esas emociones son contrarias al Amor. 

Muchas personas creen que el sufrimiento es, de alguna manera, “bueno”. En realidad, es absurdo. Comprendamos porque:

 “El ser espiritualmente ignorante es el que busca castigo para sí mismo, por sus errores o por lo que cree que es imperfección en él”.  

Un ser espiritualmente maduro busca entender la CAUSA de su error, de manera que pueda ganar conocimiento por su experiencia, para no repetir el mismo error.

Es decir, si cometiste un error, te equivocaste, lo actitud correcta es entender el porqué, aprender de ello, enmendarlo -si esta dentro de tus posibilidades- y no volver a hacer lo mismo. Si buscas auto-castigarte solo experimentaras un efecto de ese error (dolor), pero no conocerás la causa para corregirte y crecer; no te ayudaras a ti  mismo, ni ayudaras a los demás. 

Cuando nos sumimos en el dolor o sufrimiento, desarrollando gran pena y agonía física o emocional sobre nosotros mismos, nos volvemos incapaces para verdaderamente servir a Dios, cumpliendo nuestra Misión aquí en la Tierra.  Incapaces, porque el dolor hace que la mayoría de nuestro enfoque este sobre nosotros mismos… en el sufrimiento mismo; y no en servir.

“El dolor es un síntoma, un efecto de la enfermedad en su pensamiento o en su conducta”.

Quienes padecen de dolor, deben buscar la CAUSA y obtener el conocimiento de porque se están castigando a sí mismos. Entonces, aprenderán a curarse.

Es decir, cuando estas padeciendo dolor, sufrimiento, es por un pensamiento o conducta errada, enferma, que debes entender para corregir y superar. Pero, lamentablemente, si lo que haces es aferrarte a un analgésico físico/emocional, como alcohol, sexo o drogas... o fanatismo religioso; ahí no encontraras la causa de tu padecer y, en vez de corregirte y sanar tu pensamiento o conducta errada que te causa dolor, lo que haces es empeorar.

Debes conocer la causa de tu dolor, comprender esta causa totalmente y liberarla para que se dé una curación, tanto de la enfermedad, como del efecto que produce.

“No es necesario padecer dolor para ser digno y feliz… Solamente se necesita sentir AMOR”.

El dolor es el efecto de nuestros deseos de sufrir. ¿Por qué alguien elegiría sufrir? Porque nos han enseñado y hemos creído que el sufrimiento de alguna manera nos hace dignos ante los ojos de Dios o de los demás.

“Muchas personas se sienten indignas y culpables y por eso buscan el auto-castigo”.

Cuando una persona se siente indigna y culpable, y se autocastiga con el padecimiento de dolor, lo que está haciendo es invalidando su vida.  Con su actitud le está diciendo a Dios: “Me rindo en la vida. Todo lo que merezco es sufrimiento porque yo no valgo. Ganaré aceptación, sufriendo”.  Este pensamiento es absurdo! y refleja un gran desconocimiento de las Leyes Universales de la Creación, que existen para que los seres vivan felizmente, en Equilibrio y Armonía. 

“Dios no castiga; ustedes se castigan a ustedes mismos, siempre”

Cada persona cosecha los efectos de lo que siembra en cada circunstancia. Cuando degradamos nuestro Espíritu rompiendo las Leyes Universales del Equilibrio, cosechamos los efectos de nuestro comportamiento desequilibrado. Entonces, es sumamente importante que conozcamos estas leyes y las respetemos, para que trabajan a nuestro favor, y no en nuestra contra. 

“El sufrimiento es muy egocéntrico”

Cuando alguien sufre gran dolor y agonías emocionales y/o físicas, en la mayoría de los casos no está pensando en cómo servir a Dios, o en cómo servir a sus seres queridos, o a los demás. Sino, que está demasiado ocupado en el propio sufrimiento y buscando que toda la atención se centre en su persona.

“Quien sufre continuamente, esta hambriento de amor, atención y reconocimiento de otros, de amigos y familia”

Cuando alguien sufre, está en necesidad; pero, la mayoría de las veces, busca el cariño y amor fuera de sí mismo, en lugar de hacer una búsqueda interna de Dios para comprender y entender la auto-causa del sufrimiento.  Cuando alguien busca fuera de sí mismo, no está asumiendo la responsabilidad de sí mismo, de manera que el conocimiento, la sanación, pueda lograrse. 

Cuando una persona asume responsabilidad por su auto-sanación cuando va dentro de sí con la intención, el deseo puro de saber cuál es la causa de lo que le sucede, para corregirla, logra acceder y aceptar el poder del conocimiento de Dios Interno. Y entonces, responsablemente, sana.

En conclusión, el dolor es consecuencia del error, en el Pensamiento y en la Conducta. Es el efecto de una enfermedad que debe ser sanada, por la persona que esta padeciéndolo.

¿Cómo puede la Humanidad liberarse del dolor? Corrigiendo su Pensamiento y corrigiendo su Conducta.
Entonces, Que Así Sea!   @melbagrullon


Melba Grullón Ubiñas. 
Marzo 2013.
Fuente: Bitácora Fénix No. 47: “Instrucciones Previas al Vuelo en el Fénix”

Nota:  Esta Bitácora esta publicada en las siguientes páginas (entre otras):