sábado, 16 de marzo de 2013

La Responsabilidad de la Auto-Sanación. Lo que aprendí de Sananda acerca del dolor.




Hace unos años, nos unimos a Esperanza Abundante como voluntarios para traducir al español unos textos llamados “Las Bitácoras Fénix”, porque consideramos que era importante compartir estas enseñanzas con las comunidades hispanoparlantes.  La autoria de este valioso material esta atribuida a varios Maestros Espirituales, entre ellos,  Saint Germain y Sananda.

La esencia que encontramos en estos mensajes es el objetivo de elevar nuestro conocimiento sobre las Leyes Universales de la Creación para vivir en Armonía y Equilibrio; la importancia de asumir nuestra responsabilidad personal y descubrir a Dios dentro de nosotros; comprender la naturaleza divina de todo ser humano y trascender a un nivel más elevado de consciencia.

En uno de los capítulos de la Bitácora Fénix No. 47, “Instrucciones Previas al Vuelo en el Fénix”, Sananda habla acerca del dolor, del martirio, y la percepción humana de que hay virtud en padecer sufrimiento.

Compartimos con ustedes algunas de las lecciones aprendidas, con la Esperanza de que podamos –juntos-  comprender mejor, sanar emocionalmente, elevándonos por encima del auto-castigo que muchas veces nos  infringimos, hasta inconscientemente:

Un mártir es alguien que padece, sufre mucho, tanto de mala salud o de desgracia. Lamentablemente, muchas personas están asumiendo voluntariamente el papel de mártires. Es hora de sanar, pues…

Quien cree que debe sufrir es el más equivocado en cuanto a la naturaleza de Dios”.  La naturaleza de Dios es solo DAR vida. La naturaleza de Dios es Amor, no sufrimiento, ni dolor, ni angustia. Esas emociones son contrarias al Amor. 

Muchas personas creen que el sufrimiento es, de alguna manera, “bueno”. En realidad, es absurdo. Comprendamos porque:

 “El ser espiritualmente ignorante es el que busca castigo para sí mismo, por sus errores o por lo que cree que es imperfección en él”.  

Un ser espiritualmente maduro busca entender la CAUSA de su error, de manera que pueda ganar conocimiento por su experiencia, para no repetir el mismo error.

Es decir, si cometiste un error, te equivocaste, lo actitud correcta es entender el porqué, aprender de ello, enmendarlo -si esta dentro de tus posibilidades- y no volver a hacer lo mismo. Si buscas auto-castigarte solo experimentaras un efecto de ese error (dolor), pero no conocerás la causa para corregirte y crecer; no te ayudaras a ti  mismo, ni ayudaras a los demás. 

Cuando nos sumimos en el dolor o sufrimiento, desarrollando gran pena y agonía física o emocional sobre nosotros mismos, nos volvemos incapaces para verdaderamente servir a Dios, cumpliendo nuestra Misión aquí en la Tierra.  Incapaces, porque el dolor hace que la mayoría de nuestro enfoque este sobre nosotros mismos… en el sufrimiento mismo; y no en servir.

“El dolor es un síntoma, un efecto de la enfermedad en su pensamiento o en su conducta”.

Quienes padecen de dolor, deben buscar la CAUSA y obtener el conocimiento de porque se están castigando a sí mismos. Entonces, aprenderán a curarse.

Es decir, cuando estas padeciendo dolor, sufrimiento, es por un pensamiento o conducta errada, enferma, que debes entender para corregir y superar. Pero, lamentablemente, si lo que haces es aferrarte a un analgésico físico/emocional, como alcohol, sexo o drogas... o fanatismo religioso; ahí no encontraras la causa de tu padecer y, en vez de corregirte y sanar tu pensamiento o conducta errada que te causa dolor, lo que haces es empeorar.

Debes conocer la causa de tu dolor, comprender esta causa totalmente y liberarla para que se dé una curación, tanto de la enfermedad, como del efecto que produce.

“No es necesario padecer dolor para ser digno y feliz… Solamente se necesita sentir AMOR”.

El dolor es el efecto de nuestros deseos de sufrir. ¿Por qué alguien elegiría sufrir? Porque nos han enseñado y hemos creído que el sufrimiento de alguna manera nos hace dignos ante los ojos de Dios o de los demás.

“Muchas personas se sienten indignas y culpables y por eso buscan el auto-castigo”.

Cuando una persona se siente indigna y culpable, y se autocastiga con el padecimiento de dolor, lo que está haciendo es invalidando su vida.  Con su actitud le está diciendo a Dios: “Me rindo en la vida. Todo lo que merezco es sufrimiento porque yo no valgo. Ganaré aceptación, sufriendo”.  Este pensamiento es absurdo! y refleja un gran desconocimiento de las Leyes Universales de la Creación, que existen para que los seres vivan felizmente, en Equilibrio y Armonía. 

“Dios no castiga; ustedes se castigan a ustedes mismos, siempre”

Cada persona cosecha los efectos de lo que siembra en cada circunstancia. Cuando degradamos nuestro Espíritu rompiendo las Leyes Universales del Equilibrio, cosechamos los efectos de nuestro comportamiento desequilibrado. Entonces, es sumamente importante que conozcamos estas leyes y las respetemos, para que trabajan a nuestro favor, y no en nuestra contra. 

“El sufrimiento es muy egocéntrico”

Cuando alguien sufre gran dolor y agonías emocionales y/o físicas, en la mayoría de los casos no está pensando en cómo servir a Dios, o en cómo servir a sus seres queridos, o a los demás. Sino, que está demasiado ocupado en el propio sufrimiento y buscando que toda la atención se centre en su persona.

“Quien sufre continuamente, esta hambriento de amor, atención y reconocimiento de otros, de amigos y familia”

Cuando alguien sufre, está en necesidad; pero, la mayoría de las veces, busca el cariño y amor fuera de sí mismo, en lugar de hacer una búsqueda interna de Dios para comprender y entender la auto-causa del sufrimiento.  Cuando alguien busca fuera de sí mismo, no está asumiendo la responsabilidad de sí mismo, de manera que el conocimiento, la sanación, pueda lograrse. 

Cuando una persona asume responsabilidad por su auto-sanación cuando va dentro de sí con la intención, el deseo puro de saber cuál es la causa de lo que le sucede, para corregirla, logra acceder y aceptar el poder del conocimiento de Dios Interno. Y entonces, responsablemente, sana.

En conclusión, el dolor es consecuencia del error, en el Pensamiento y en la Conducta. Es el efecto de una enfermedad que debe ser sanada, por la persona que esta padeciéndolo.

¿Cómo puede la Humanidad liberarse del dolor? Corrigiendo su Pensamiento y corrigiendo su Conducta.
Entonces, Que Así Sea!   @melbagrullon


Melba Grullón Ubiñas. 
Marzo 2013.
Fuente: Bitácora Fénix No. 47: “Instrucciones Previas al Vuelo en el Fénix”

Nota:  Esta Bitácora esta publicada en las siguientes páginas (entre otras):


No hay comentarios:

Publicar un comentario